El ostracismo de Trump

La decisión de múltiples plataformas de excluir de sus servicios a Donald Trump importa un punto de inflexión en el presente de la democracia que aún no comprendemos cabalmente. Un puñado de empresas privadas, sólo responsables ante sus accionistas y usuarios, decidieron que el presidente saliente de un país democrático sea efectivamente excluido del debate público, o al menos de una de sus principales formas—-la más cercana, horizontal, y directa.