Sobre el “negacionismo” como delito penal

Entiendo que el proyecto tiene pocas chances de ser aprobado, pero merece cierta reflexión por al menos tres motivos. Primero, porque introduce al derecho penal como herramienta estatal en la construcción del proceso de memoria respecto de los crímenes de la última dictadura militar, y en ese sentido implica un cambio significativo respecto de las estrategias adoptadas hasta el momento. Segundo, porque al hacerlo incurre en problemas serios desde el punto de vista del derecho penal y—tercero—de la libertad de expresión.